La conquista de “La bola del mundo”

06.30 a.m. Un momento en el que en mi casa se respira paz, todos duermen, nadie me importuna, nadie me pide agua, pis, pan, un cuento, la luna…Un buen momento para recordar y contaros el entrenamiento de montaña del domingo pasado con unos cuantos locos de correrenmadrid.com, que capitaneados por Muflón, conquistamos “la bola del mundo”. Estamos a miércoles y a mi me siguen doliendo las piernas…pero empecemos por el principio.

La bola del mundo o Alto de las Guarramillas ( qué apropiado ) en la Sierra de Guadarrama. 2.265 m

El grupo había quedado a las 09.00 en el parking del hotel “La Barranca”. Fui con Manoli, compañera de los miércoles en el JC en su coche, casi nadie en la carretera a esas horas y ya se adivinaba el precioso día que iba a hacer: soleado y totalmente despejado. Llegamos, los saludos de rigor, un café que hay tiempo, los comentarios de siempre: “buf, no sé, no he vuelto a entrenar en montaña” o “a lo mejor debería hacer la ruta menos exigente”…Había preparadas dos rutas, la A y la B. Os las copio:

Ruta A:
  • Distancia: 14,7kilómetros
  • Desnivel: 930 metros
  • Dificultad técnica: Media
  • Dificultad física: Media-Alta
  • Duración: 1h 45’ – 2h 15’
Ruta B:
  • Distancia: 11 kilómetros
  • Desnivel: 400 metros
  • Dificultad técnica: Baja (la ruta transcurre al 100% por pistas forestales)
  • Dificultad física: Media
  • Duración: 1h 15’ – 1h 45’
La ruta A nos llevará hasta lo alto de la Bola del Mundo (2.250 metros) por un sendero de alta pendiente (hasta el 40%) que nos exprimirá al máximo (similar a la carrera del Kilometro Vertical). La vuelta la haremos por sendero siguiendo el cordal de las Cabrillas y luego por la pista forestal hasta el parking.En definitiva es una ruta de alta montaña exigente físicamente y con zonas muy pedregosas que nos obligará a prestar atención al firme.
La ruta B ascenderá hasta el mirador de La Barranca (1.770 metros) por un camino forestal durante 5 exigentes kilómetros que tendremos que realizar caminando durante gran parte del tiempo. Luego la bajada será por un camino ancho y con buen firme hasta el parking.
El valle de La Barranca es el lugar ideal para quedarnos a tomar una cerveza en la terraza del hotel incluso para llevarnos comida y hacer picnic. Para aquellos que queráis llevar acompañantes o niños, el paraje es perfecto para dar un buen paseo y además cuenta con un parque de aventura entre los árboles..
 

Yo me lancé con los de la ruta A, aunque estaban todos los “machacas” que hacen unos tiempos que ni en sueños… Vamos,  ni me planteé hacer la B, hasta que empezamos a correr y vi como me dejaban atrás, creía que iba  a ser imposible seguirles, y empecé a pensar: “Chica,te has equivocado,… vas a ralentizar al grupo, estás lenta, estás cansada…” Y de verdad sentía que no podía. Menos mal que hay compañeros que se quedan a tu lado y tiran de tí. Es lo bueno de correr en grupo. Cuando hicimos la primera parada en una fuente, a los 2 kms más o menos del comienzo, ya se me habían ido todos lo pensamientos negativos de la cabeza…Eso sí, había que seguir subiendo y subiendo y no desfallecer. El camino era precioso. Por supuesto con tramos donde correr, era un imposible, como se ve en la fotografía gentiliza de Leo:

1,2,3…un pasito p´alante María…

Me llamó la atención que había muchísimos corredores desde primera hora de la mañana en el monte entrenando, perfectamente preparados con sus mochilas, sus gorras, sus preciosas zapas de trail ( me encantan)…Más gente en principio corriendo que caminando. Desde luego, el trail running ha llegado para quedarse ( el último número de la Runner´s Coach es un especial dedicado a correr en montaña ). Y tras el esfuerzo, vino la recompensa. Llegamos a la bola del mundo y ya no te acuerdas de los malos momentos de la subida, con el corazón a 150 por hora y sudando a mares: TODO HA VALIDO LA PENA! Menos mal que algunos compañeros, previsores ellos, llevan Aquarius y esas cosas porque sino me deshidrato.

Y claro, quedaba lo mejor: la fantástica bajada desde allí cual cabras montesas por un camino que ya nos había dicho Mariano que era precioso, y se quedaba corto. Espectacular. La sensación de la bajada es única, aunque yo varias veces acusé la falta de zapatillas adecuadas y me llevé un par de sustos por suerte sin consecuencias. Mis tobillos tenían vida propia pero no me chafaron la jornada. Mucha gente entra en este blog buscando una opinión sobre las Reebok Zigtech. Aprovecho este momento para desaconsejarlas por pesadas, por supuesto que no son para el monte pero ya me lo quito de encima, que llevo tiempo queriéndolo escribir. Para mí, malas no, malísimas.

Nos juntamos en un punto de la bajada con los que habían hecho la ruta B y seguimos bajando y bajando, hasta llegar al parking de nuevo para estirar en condiciones y tomar una cerveza (algunos) en la terraza del hotel. Qué bien sienta…                                                                                                                                                                                     

Así que el lunes a las 09.00 de la mañana, con unas agujetas de muerte, ya estaba  preparada para inscribirme al cross del telégrafo y no quedarme  sin dorsal. Ya pensaba ( y pienso ) en repetir la experiencia, en alejarme del asfalto y descubrir nuevos horizontes. Nuevos retos, nuevos límites…

El domingo que viene  tenemos la Norte-Sur, veremos cómo se nos da…

Hasta entonces mucha salud, no pensar en la crisis y buenos kilómetros!

Anuncios

6 comentarios sobre “La conquista de “La bola del mundo”

Agrega el tuyo

  1. ¡¡Bravo Mariate! , duro bautismo de fuego para saber que es la montaña. Los de la ruta B, también sufrimos, ¡vaya! si lo hicimos, pero reconozco que si mereció la pena. Subir es duro, pero bajar es un subidon de adrenalina increíble.
    Pero si, por favor, tomemos las cosas en serio y aprendamos de los que saben, calzado adecuado (mariate mis rodillas, también tiene vida propia), hidratación, y ropa adecuada, que correr por la montaña es mas serio.

  2. Lo que no tuvo precio de la jornada, fue la historia que nos contaste tomando las cerverzas…”Y al día siguiente de boda!Bailas? no, casi que no…” Qué grande eres Pascual.
    Con lo de la equipación tienes más razón que un santo, pero mi economía anda bajo mínimos. Y es que al final, necesitas más que unas zapatillas…
    Un abrazo runner! Nos vemos esta tarde

  3. ¡Bravo Mariate! , buena forma de tener tu bautismo de la montaña. Si fue duro, y los de la ruta B, también nos lo pareció. Tuvimos una cuesta de 4 interminables kilómetros, cuando la veía desde abajo pensaba que el camino del cielo, por que subía, y subía
    Me gusto y he aprendido, correr en montaña requiere algunas “premisas”, sobre todo calzado, mis rodillas también tenían vida propia.
    Divertido, estimulante, pero duro, a la montaña hay que acercarse con mucho respeto.

  4. Cáspitas!!! Como mola que te nombren en un blog.

    Oye, sige en pie lo del telegrafo. ¿El fin de semana de 9-10 de junio, como lo tienes?

    1. Iba a escribir : libre! y nada más empezar me acabo de acordar de que subimos a P. Vasco a celebración familiar ( eso si, allí entreno por unas espesuras muy guapas por las que siempre acabo perdiéndome ) pero planeando bien yo puedo subir entre semana. Tú como lo tendrías? se lo podemos decir a Beíta & Toni que si libran fijo que se apuntan. Toledo supongo que lo tendrá más chungo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: